Inicio costos

Tags

by Zaragoza Online

costos

Costos

COSTOS DE PRODUCCIÓN

 

El tema de los costos de producción puede analizarse desde tres aspectos importantes: los costos directos, los costos indirectos y los factores socioeconómicos que influyen en la competitividad. Este tema es fundamental en la medida en que, junto con la productividad y la característica de poseer ventaja comparativa, hace parte del conjunto de elementos constitutivos de la competitividad de un producto.

 

Entre los factores socioeconómicos que influyen en los costos de producción y que son relativamente ajenos a las decisiones tecnológicas podrían mencionarse: las economías de escala, el valor de la tierra, la ineficiencia en el transporte, entre otros. En cuanto a lo que tiene que ver con el primero, la teoría económica puntualiza que los costos medios de producción están en relación con el tamaño de la explotación.

 

En referente al valor de la tierra, hay significativas diferencias entre países. En relación con la ineficiencia en el transporte, esto obviamente se refleja en altos fletes y por lo tanto en los costos.

 

Un aspecto importante del problema de la competitividad, radica, pues, en la diferencia de costos de producción con otros países actual o potencialmente competidores. Naturalmente que en la comparación inciden el tipo de cambio vigente, el precio FOB internacional del producto, los costos de flete, el arancel efectivo y los costos de internación. Por lo tanto, es de presumir que la ventaja entre importar el producto o comprarlo internamente, se ve afectada por estas variables.

 

 

El aceite crudo de palma y sus derivados presentan gran potencialidad, fundamentalmente en los países tropicales, como Colombia, Ecuador y algunas regiones del norte del Brasil.

 

En general las perspectivas de las exportaciones de productos oleaginosos desde América Latina se muestran favorables, debido a que varios de ellos son objeto de creciente demanda en diversas regiones. La demanda de los países asiáticos se orienta principalmente hacia los aceites vegetales, mientras que la de Europa da prioridad a las semillas oleaginosas, como materia prima para la producción de aceites vegetales y tortas para alimentación animal.

 

La oferta de productos oleaginosos depende de una serie de factores naturales y económicos, que son los que en conjunto determinan en buena parte la competitividad y las posiciones de los países latinoamericanos en el mercado internacional de estos bienes. Podría decirse que los principales de esos factores son: condiciones climáticas, suelos, latitud (oportunidad de dos cosechas o de cosecha permanente), precipitación, rendimientos, costos de producción y de transporte, impuestos a las exportaciones, características de la comercialización, eliminación de subsidios en los países industrializados, ingeniería genética, entre otros.

 

La evolución de la demanda mundial de oleaginosas es poco sensible al ciclo económico, puesto que se trata de un producto alimenticio tradicional, que en los países industrializados tiene una baja elasticidad ingreso de la demanda, aunque esta elasticidad es mayor en los países en desarrollo, debido al nivel de ingresos y al patrón de alimentación diferente. Esto último significa que la demanda de productos oleaginosos de la región es más sensible al comportamiento del ingreso en buena parte de Asia y Latinoamérica.

 

Al igual que la oferta, la demanda está condicionada por una serie de factores socioeconómicos, tales como: el crecimiento de la población (actualmente, crece la población mundial en promedio 1.8% anual); cambio en patrones de alimentación (supone cambio de grasas animales por vegetales, por motivos de salud); los precios internacionales; el acceso a los mercados (barreras arancelarias) y, finalmente, la estructura de la demanda en las diversas regiones (en los países industrializados se demandan más semillas oleaginosas y tortas, en cambio en las regiones en desarrollo, se importan más aceites vegetales).

 

El comportamiento estacional de los precios para cada uno de los aceites es sin embargo diferenciado, lo cual obviamente tiene que ver con la dinámica de la producción, oferta y demanda de cada uno de ellos.

 

Así, hasta 1994, el precio del aceite de palma hasta se mantuvo en una franja de US$315 a 425 la tonelada, con promedios anuales que no superan los US$400.

 

La tendencia a la alza se explica en buena parte por los aumentos de consumo de aceites por parte de países deficitarios como China, India y Japón, especialmente del aceite de palma.

 

En cuanto al comportamiento de los precios de la oleína y la estearina de palma, se observa que durante todo el período enero 1991 a diciembre 1997, se conservan en términos generales las diferencias obvias de precio entre los dos productos.

Banner